El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Sábado,
21/09/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio realizado por la Universidad de Granada

16/08/2019

Los niños obesos tienen problemas motrices similares a los adultos

Los niños obesos tienen problemas motrices similares a los adultos El grupo de investigación PROFITH de la Universidad de Granada ha realizado un estudio que muestra que los niños obesos tienen alteraciones biomecánicas similares a las de los adultos con dolor crónico de espalda o artritis de rodilla.

La obesidad es uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. En España padecen esta enfermedad un 55-70% de los adultos y un 30-33% de los niños, siendo uno de los países con mayor incidencia dentro de la Unión Europea. 

Una persona obesa tiene mayor dificultad para desplazar su peso corporal, y eso se ve reflejado en su forma de moverse, provocando alteraciones biomecánicas que pueden repercutir en el desarrollo de patologías en el sistema musculoesquelético como dolencias, lesiones o artritis articulares. 

Para llevar a cabo el estudio, publicado en la revista ‘ObesityReviews’, los investigadores hicieron una revisión sistemática de toda la literatura científica sobre las complicaciones que experimentan, en zonas como las rodillas o la espalda, los niños y los adolescentes con exceso de peso cuando caminan.
 
Pablo Molina García (primer autor del artículo) explicó que “lo primero que observamos es que tienen mayor anchura de paso y sus apoyos son más prolongados que los niños con un peso normal. Esto seguramente se deba a una estrategia para aumentar el nivel de equilibrio mientras desplazan su peso corporal. En cuanto al movimiento y alineación de sus segmentos, aumentan el movimiento de la pelvis y presentan una posición de “valgo” cuando amortiguan su peso”.

Estas compensaciones podrían ayudarles a elevar sus miembros inferiores, más pesados que los de un niño con peso normal, así como aumentar la estabilidad al amortiguar su peso corporal: “Por el simple hecho de tener que desplazar más kilos, estos niños y adolescentes demostraron una mayor absorción y generación de fuerza en caderas, rodillas y tobillos, además de presentar casi el doble de carga en las articulaciones femoroacetabular (cabeza del fémur) y femorotibital (unión fémur y tibia) que niños y adolescentes con un peso normal”, señaló Molina. 

En este sentido, los científicos advirtieron que, a pesar de tener que desplazar mayor peso durante todo el día, su sistema muscular y esquelético sigue sin estar adaptado para soportar esas magnitudes de fuerzas y cargas. Asimismo, estos niños y adolescentes tienen una sobreactivación del sóleo, un músculo clave que nos ayuda a propulsarnos y a mantener el equilibrio cuando caminamos. 

Los resultados concluyeron que las alteraciones biomecánicas descritas podrían tener consecuencias devastadoras a corto y largo plazo sobre el sistema muscular y esquelético, especialmente en la zona lumbar, caderas y rodillas. Estas características biomecánicas similares se observaron, además, en personas adultas con dolor crónico de espalda y un desarrollo avanzado de artritis de rodilla.

Por otro lado, la mayor absorción y generación de fuerzas, así como la mayor activación en determinados grupos musculares, son factores claves para explicar que estos niños necesiten mayor gasto de energía para caminar a la misma velocidad que un compañero con un peso normal. Este mayor gasto de energía se traduce en un mayor esfuerzo para desplazarse, lo que puede conllevar a una desmotivación para practicar actividad física. 

Con estas conclusiones, caminar podría parecer una actividad de alto riesgo para los jóvenes con sobrepeso. Sin embargo, los investigadores incidieron en que la actividad física es innegociable: “Tienen que seguir moviéndose y cuanto más, mejor. Lo importante es prevenir la obesidad desde las primeras etapas de la vida, ya que estas alteraciones en nuestro sistema muscular y esquelético podrían mantenerse hasta la edad adulta”. 

Para acceder al estudio (de pago y en inglés), pinche aquí

munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte